Las oraciones católicas más importantes

Con las oraciones católicas podemos realizar una plegaria a Dios o también al santo de nuestra devoción. Bien sea que te encuentres en una situación complicada, que requieras de protección o necesites una respuesta, las oraciones te ayudarán a afrontar cualquier situación en la que te encuentres. Para lograrlo, necesitas entender ciertos puntos importantes. Uno de estos es la diferencia entre rezar y orar, como también lo es saber cuáles son los propósitos de la oración.

Si deseas entender todo acerca de las poderosas oraciones católicas, sigue leyendo hacia los próximos apartados.

¿Qué tipo de oraciones católicas existen?

Las oraciones son una de las formas más tradicionales que hemos usado para entrar en comunión con Dios y los Santos a lo largo del tiempo. Gracias a esto, existen oraciones católicas que puedes usar para diferentes situaciones, diferenciándose principalmente entre las oraciones para santos y las oraciones para milagros.

Oraciones para santos

Se usan para realizar una solicitud a un santo, santo cuyas virtudes estén en la capacidad de servirnos para una situación determinada. Por ejemplo, la oración para María Auxiliadora es usada para combatir los males y complicaciones de salud leves. Usaremos esta oración cuando nos veamos afectados por alguna de estas penas o por ambas.

Oraciones para milagros

Podemos usar las oraciones para milagros cuando nos encontremos en una situación verdaderamente difícil, en la que solo un milagro pueda salvarnos. La oración para milagros de San Judas Tadeo es uno de los ejemplos más claros. Estas oraciones católicas milagrosas se usan para enfermedades terminales, situaciones cercanas a la muerte, problemas financieros, etc.

¿Por qué oramos?

Existen muchas razones por las cuales oramos, entre tantas, encontraremos principalmente una mejor relación con Dios y los santos, lo que nos permitirá disfrutar de la vida a mayor plenitud. Nos libraremos de todo mal que nos aseche, sosteniendo una relación cada vez más conectada con lo divino.

Oramos para mantener nuestra dimensión espiritual en paz, encontrando armonía entre nuestro cuerpo y nuestro espíritu. De hecho, muchas personas que se dicen ser infelices sin razón, no tienen un hábito en la práctica de la oración. Su carne puede encontrarse plena, pero el espíritu no, y en consecuencia, no encuentran conformidad.

¿Cuál es la diferencia entre orar y rezar?

Con frecuencia, la práctica de orar y  la de rezar pueden llegar a ser confundidas entre sí. No obstante, es muy sencillo diferenciarlas, ya que a pesar de tener un fin relativamente parecido, tienen un proceso propio y que resulta importante reconocer para que dominemos esta diferencia con claridad.

En primer lugar, rezar consiste en repetir una oración cierta cantidad de veces. Esto se hace con el fin de hacer una solicitud a Dios y a los Santos. Dependiendo del tipo de solicitud que desees hacer, deberás seleccionar un tipo de oración.

Por su parte, orar se trata de hablar con Dios desde un plano mucho más personal. Una persona que desee orar lo puede hacer en voz baja o en su mente, y lo puede hacer en compañía o en soledad. Contará a Dios todas sus inquietudes, sus desconocimientos y sus problemas, solicitando de ayuda tanto para sí como para otras personas.

¿Qué razones poderosas existen para orar?

Orar es un proceso que, a pesar de parecer simple, nos permite ocupar un espacio cada vez más importante en nuestro plano espiritual. En función de esto, ocurren una serie de efectos positivos que, dicho de otro modo, se convierten en verdaderas razones poderosas para orar:

  • Aviva el espíritu: Dios nos ha invitado a ser sus guerreros, pero no precisamente guerreros terrenales, sino más bien espirituales. Con las oraciones católicas, tendremos toda la fuerza espiritual necesaria para contrarrestar la tentación y la maldad presentes en la cotidianidad.
  • Nos conecta con Dios: Cuando oramos, Dios nos reconoce, nos acerca a él y nos permite disfrutar de su divinidad. Orar constantemente es importante para tener una relación sostenida con Dios, en la que seamos fieles a él en todo momento y sobre todas las cosas.
  • Entender la voluntad de Dios: Será posible entender cuáles son los dictados de Dios, lo que nos permitirá valorar de otra forma los acontecimientos de nuestra vida. Quien entiende la voluntad de Dios, es capaz de sobrepasar cualquier situación por más compleja que sea.
  • Dios intercede por nosotros: La oración es importante para Dios, por lo que si oramos, él intercederá por nosotros. Debemos hacer de la oración uno de nuestros hábitos, haciendo de nuestro reconocimiento a Dios un hábito en sí. Solo así él estará allí para nosotros.

¿En qué situaciones pueden ser de ayuda?

Absolutamente en cualquier situación, pues lo importante es saber seleccionar la oración catolica adecuada para la causa correspondiente. Por ejemplo, una oración para la salud difícilmente ayudará a una persona con problemas económicos.

Para tener una idea más concreta de la versatilidad de las oraciones y sus funciones, se presenta a continuación una lista de las situaciones en las que las oraciones católicas pueden resultar de gran ayuda al respecto:

  • En la enfermedad: Las oraciones para la salud han sido protagonistas en el proceso de curación de miles de personas. Pacientes que habrían abandonado toda esperanza, depositando sus últimas convicciones en las oraciones, han logrado superar males como el cáncer, fracturas, traumatismos, etc.
  • En los problemas de pareja: Para el amor también existen oraciones que pueden ser de ayuda. Siempre y cuando se trate del amor legítimo, del amor jurado por dos ante la casa de Dios para toda la eternidad.
  • Para los males: Ya sea que se trate de un trabajo importante, de un viaje, o simplemente de un momento del porvenir, las oraciones también pueden purgar todos esos males que podrían afectar un momento muy importante.
  • En la incertidumbre: Acercarnos a Dios con la oración nos facilitará su comprensión, encontrando la sabiduría en sus palabras. Dios nos enseñará lo que debamos hacer en ciertas situaciones, para lo que solo necesitaremos ser constantes con la oración.
  • En la búsqueda de Dios: Orar es una práctica que cualquier persona que desee acercarse a Dios puede hacer. Esto nos permitirá aproximarnos a la sensación de escuchar a Dios, de entender su mensaje y de comunicarnos con él.

Preguntas frecuentes sobre las oraciones catolicas

Orar es un proceso que requiere de concentración y mucha entrega, pues solo así será posible que nuestras inquietudes sean escuchadas por Dios. En este proceso, algunas de las preguntas más comunes son:

¿Qué se necesita para orar?

Además de fe, se necesita de mucha convicción. Esa capacidad de visualizar lo anhelado y convencernos de que ocurrirá. Orar requiere tan solo de eso. Cualquier persona podrá orar en donde se encuentre y sin importar la hora actual.

¿Dios nos escucha cuando oramos?

Dios siempre estará para escucharnos, no importa quién seamos ni qué hayamos hecho. Pero su voluntad es única, y nuestras plegarias serán tan solo para hacerle saber lo que necesitamos. Dios obrará a su juicio y al de nadie más.

¿Existe algún método para orar perfectamente?

Orar es un proceso muy propio. Todos encontramos una forma personal de comunicarnos con Dios, por lo que es importante entender que no existe un método en específico. Para hablar con Dios solo necesitamos la voluntad y la concentración necesaria.

¿Las oraciones funcionan?

Las oraciones que se dice han llegado a fallar realmente se ven comprometidas por la falta convicción y de fe. Incluso quienes han sido fieles a Dios desde un principio pueden experimentar estos inconvenientes. Las oraciones suelen requerir de muchas sesiones, Dios aprecia la constancia y del reconocimiento sostenido de sus hijos.

¿Es obligatorio orar?

Dios nos ha hecho libres, deseando que lo reconozcamos como el Dios de nuestro universo. Nadie tiene la obligación de hacerlo, al menos quien no esté interesado en seguirlo. Pero en cuanto a sus seguidores, Dios espera de nosotros, y debemos orar para él tanto como sea posible.

Una forma única de comunicarnos con Dios

Las oraciones católicas son así una forma esencial de comunicarnos con Dios y los santos. No importa el momento ni tampoco el lugar, ya que será nuestra convicción y nuestra fe lo que nos permitirá crear un canal personal con Dios cada vez que lo necesitemos.

Con las oraciones podemos, no solo hacer solicitudes a Dios, sino también hablarle de nuestro amor hacia él. Muchas personas oran para agradecer lo que Dios ha hecho por ellas, reconociéndolo como un ser único en el universo.

Podemos comunicar a Dios todo lo que sea de nuestro gusto, ya sea tan solo hablar de nuestro día a día, de nuestras dudas o nuestros anhelos. No existe razón en la que Dios no pueda interceder por nosotros a través de las oraciones católicas. Nuestra tarea es llegar a él desde estas. No hay que temer si apenas comenzamos a conocer a Dios. Él nos ha esperado desde un principio con sus brazos abiertos.

Vídeos de oraciones católicas